GREGORIO PEÑA

Después de 2 años de enfermedad que le impidieron acercarse de manera regular a la Parroquia, Gregorio falleció inesperadamente en la madrugada del sábado 10 de septiembre.

Fue una persona responsable amante del trabajo bien hecho, que tuvo cargos de responsabilidad en la tesorería de Caja Madrid.

Una vez jubilado buscó la manera de hacerse útil a los más necesitados, ofreciendo sus conocimientos de contabilidad a la obra social de las Conferencias de San Vicente de Paúl. Les dedicó mucho tiempo, interés y cariño.

Era una persona de una gran bondad con todos. Al carácter simpático, agradable, cariñoso… tuvo muchas y muy buenas relaciones con todos los que encontró en su camino: vecinos, compañeros de trabajo, grupo de San Vicente de Paúl, feligreses de la parroquia.

Gregorio nos dejó el testimonio de una persona muy religiosa. Fue fiel a su oración diaria y desde hace muchos años, a la misa parroquial de los domingos de las diez de la mañana. No se contentaba con estar. Participaba activamente en la preparación del Altar y en la animación: lecturas, canto, avisos, etc.

DESCANSE EN PAZ