Saludo del párroco  18 de febrero de 2024

Año Jubilar Grupo Scout 284 Nuestra Señora Reina del Cielo

Queridos amigos, feligreses de la parroquia y miembros del Grupo Scout 284.

Lejos de “desecharlo por inútil”, como dice una de las acepciones del vocablo “jubilar” en el Diccionario de la RAE, el 284 está en plena vitalidad.

Igual que la Cuaresma es un tiempo de preparación al acontecimiento central de la fe cristiana, quisiera que estos meses que quedan hasta el inicio del curso 2024/25 fueran un tiempo de preparación para celebrar, con el mayor gozo posible, la fundación de nuestro Grupo Scout.

Nos preparamos a celebrar que Cristo, ha muerto y Resucitado para rescatarnos del mal, del pecado. Del mismo modo, me gustaría que nos preparásemos para dar gracias, a partir del mes de octubre 2024, por el regalo que Dios nos ha hecho a través del Padre José Luis Huéscar, Pepe Esteve, Mavi Otegui, y las familias que desde el principio confiaron a ellos sus hijos en el grupo Scout.

Todos los grupos que componen nuestra querida parroquia son un regalo que debemos cuidar y potenciar. Ahora toca el turno de alegrarnos con aquellos que forman parte del grupo Scout, que en realidad son una gran número de personas que también están en otros grupos parroquiales, porque el 284, como cualquier grupo cristiano no “vive para sí mismo, sino para los demás”, parafraseando a San Pablo.

Del mismo modo que estamos acogiendo nuevos grupos en nuestra parroquia, Emaús es el último en llegar, hace 50 años ésta parroquia acogió la maravillosa iniciativa de trasmitir el Evangelio a través del escultismo. A partir de entonces abogados, médicos, ingenieros, policías, maestros, sacerdotes, consagrados, esposos, padres y madres de familia… han recibido su formación primera, y más básica, en nuestro grupo Scout.

Que la Cuaresma que estamos viviendo nos ayude a sintonizar con los valores más básicos del Evangelio, igual que nos prestamos estos meses a sintonizar con la gran celebración de las bodas de oro de nuestro querido grupo Scout 284 Nuestra Señora Reina del Cielo. Y que nuestra Madre, la Virgen del Camino nos ayude a seguir dando fruto en los años venideros.

Un fuerte abrazo, y ¡apretón de mano izquierda! (saludo Scout).

¡Que Venga Su Reino!

Fdo. P. Juan Antonio Sánchez a.a.

    

×××&ØØØ